dimecres, 13 d’octubre de 2010

Diez consejos infalibles para que los niños ODIEN los libros

Por si alguien no lo conocía...

1. Cuando empiecen a leer en voz alta, interrúmpelos constantemente para marcarles sus errores.

A ti también se te quitarían las ganas de seguir leyendo.

2. Oblígales a leer.
Nada más eficiente que una simple palabra, “lee”, para conseguir el efecto contrario.

3. Menosprecia sus gustos y no respetes su criterio.
¿Qué es mejor, que lean lo que les gusta o que no lean?

4. Imponles lecturas.
Esa novela que tanto te gustó a su edad no tiene por qué ser de su agrado.

5. Pídeles que te hagan un resumen.
No dejes que asocien los libros con los deberes.

6. Controla todo lo que leen.
Interesarse no significa examinarlos e interrogarlos.

7. Recuérdales los beneficios de leer.
“Los niños que leen sacan mejores notas, como tu amigo”… y el chaval perdió las ganas de leer y tomó manía al amigo.

8. Relaciona los libros sólo con los deberes.
Un libro no ha de ser sólo un instrumento para aprender cosas.

9. Castígalos sin tele por no leer.
Convirtamos la tele en nuestro aliado: ¿cuántas películas infantiles se basan en libros?

10. Exígeles lecturas inadecuadas.
No por ser bueno y correcto es adecuado a su edad o estado madurativo

2 comentaris:

Josep ha dit...

Hi estic d'acord. I també hi deuen haver decàlegs semblants per a les matemàtiques i per a l'ensenyament en general. Ja ho diu el proverbi xinés: "si m'ho dius, ho oblide; si m'ho ensenyes, ho recorde; si m'involucles, ho aprenc". La quarta opció, que no ix al proverbi seria "si m'obligues, ho odie". El problema és que és molt difícil fer que els qui no es volen involucrar s'hi involucren, no?. Potser, aconseguir defugir aquest decàleg implicaria haver de disposar de molt de temps o d'un projecte compartit a llarg termini... ui, què difícil!

Josep ha dit...

No soc Confucio però tinc una frase que te a vore,
Encara no se si puc patentarla o la sentí d'algú^_^

"A nadie le gusta estudiar pero a pocos les disgusta aprender"